Existen millones de diferentes aplicaciones y complementos rastreados de analítica de comportamiento de tus usuarios en tu sitio web. Pero el papá o la mamá de todos es sin duda, Google Analytics.

Lo primero que hay que hacer es anexar los códigos necesarios a tu web para poder rastrear la información de comportamiento de los usuarios en tu sitio web.

Una vez ingresados los datos, Google Analytics te va a generar una gran cantidad de datos súper valiosos para poder tomar decisiones en tu estrategia de contenidos.

Los datos generados por Analytics son realmente datos a los que muchas personas no le prestan la atención necesaria. Sin embargo son datos que tienen demasiada importancia. A continuación te daré una guía básica para entender los principios básicos de Analytics:

  1. Tráfico. Analytics nos divide el tráfico en tráfico directo, tráfico orgánico, tráfico referido, tráfico pagado, esto nos ayudará a identificar las pistas de cuáles campañas que estás implementando están verdaderamente funcionando. El tráfico directo son las ocasiones en las que los usuarios escriben la URL de tu sitio web El tráfico orgánico son los usuarios que llegan por las keywords que haz colocado, los backlinks, etc… El tráfico pagado evidentemente es aquel generado por tus campañas de Adwords, el referido es aquel referido desde otro sitio web.
  2. Una sesión es una interacción que tiene uno o varios usuarios en tu sitio web. Es decir las ocasiones en las que están entrando a visitar tu web. El número de sesiones que ingresan a tu sitio web pueden contabilizarse por día, semana, por mes o por periodos personalizados.
  3. Gracias al uso de cookies, Google Analytics puede reconocer a los usuarios que vuelven a tu sitio después de haberlo visitado una vez, así como también identificar a los nuevos usuarios.
  4. Porcentaje de rebote. El porcentaje o tasa de rebote se refiere al número de visitantes que dejan tu sitio web después de visitar únicamente una página y no hacer nada por 30 segundos. Este dato debe cuidarse y concentrar esfuerzos en que sea lo más bajo posible, ya que un alto porcentaje de rebote puede significar que tu página de aterrizaje es confusa, aburrida o no es lo que tus usuarios esperan encontrar. Definitivamente el porcentaje de rebote se traduce en calidad.
  5. Porcentaje de salidas. Este término usualmente es confundido con la tasa de rebote pero son conceptos total y completamente distintos. Contrario a la tasa de rebote, un porcentaje de salida se refiere a cuando un usuario visita varias páginas de tu web y se marcha. Páginas como los formularios de contacto son normales que cuenten con porcentajes de salida altos, esto debido a que una vez llenado el formulario lo más común es que abandonen el sitio. Pero cuando otras páginas son las que cuentan con un porcentaje de salida alto, es necesario examinar lo que está ocurriendo, y preguntarse, ¿la información que estamos proporcionando es la adecuada? Y saber identificar por qué se están marchando desde ese punto.

Es muy importante estar constantemente vigilando el comportamiento de nuestros visitantes para poder entender si lo que estamos ofreciendo es adecuado, ¡no lo olvides! 🙂

Deja un comentario