El diseño y colores empleados en un logotipo son factores cruciales para lograr que un producto se posicione en el mercado; sin embargo, esto no es lo único que se debe tomar en cuenta, sino que se tiene que entender a la marca y llevarla a un plano gráfico.

Al comenzar a construir una identidad corporativa se deben tomar en cuenta las tendencias actuales de diseño y ajustarlas a las necesidades de la marca, de lo contrario la audiencia podría considerar que no se trata de una empresa vanguardista.

Para ayudarte a comenzar con el proceso enlistamos cuatro elementos a considerar al momento de diseñar un logotipo.

Color

La paleta de colores de una marca influye considerablemente en la percepción que el público tiene de ella. Para establecer qué colores se utilizarán para un logotipo se debe tomar en cuenta la Psicología del Color y a partir de ello seleccionar los que mejor se ajusten a la personalidad y objetivos de la empresa.

Tipografía

El tipo y tamaño de letra que se utilice también puede llegar a influir de manera negativa en el consumidor. Es recomendable que los logotipos no cuenten con diferentes tipos de fuente ni mucho texto.

Geometría

Los círculos, cuadrados y triángulos también son capaces de proyectar emociones, como amor y compañerismo; mientras que las líneas están más asociadas con características como la masculinidad, tranquilidad y dinamismo.

Espacio

La distancia entre los elementos que integran el logotipo debe de permitir que se distinga cada uno, dando como resultado una imagen limpia y equilibrada.

Si bien el logotipo final debe obedecer a los lineamientos establecidos por ti, recuerda que es muy importante que contactes a un experto para que lo desarrolle. Así ahorrarás tiempo, optimizarás tu presupuesto y el resultado final incluso superará tus expectativas.

Deja un comentario