También llamadas páginas de aterrizaje o páginas de destino, las landing pages son los sitios de internet visitados por el usuario al hacer click en un enlace determinado o en el resultado de una búsqueda en Google. Checa los distintos tipos de páginas web que existen.
Hoy en día son un elemento esencial en cualquier acción de comunicación online y marketing digital. Estos son algunos ejemplos de sus funcionalidades puestas en práctica:

En campañas de Google Adwords

Cuando estamos llevando a cabo una campaña de Google Adwords, es decir, publicidad online pagada, es muy importante que la página en la que aterrice el usuario después de hacer click en el anuncio, sea coherente con lo ofertado en dicho anuncio.
De hecho, la idoneidad de la landing page es uno de los factores que marcan el nivel de calidad de un anuncio en Adwords. Por ejemplo, es fundamental que, si tienes un grupo de anuncios creados en Adwords que tratan sobre la compra de un producto determinado, la página de aterrizaje del anuncio sea la que trata específicamente sobre este producto en cuestión, no la página web general de compra del sitio web.

Cuando tu empresa saca un nuevo producto o servicio

Si tu empresa saca al mercado un nuevo producto o servicio y quieres aportar información sobre el mismo, es muy recomendable que, ya sea un tu web o través de un dominio específico para tal fin, crees una landing page con el fin de explicar este producto o servicio.
Recuerda que el usuario de internet, cuando busca, no suele perder tiempo en leer mucho, sino que más bien escanea. Esto significa que si tu página de aterrizaje contiene la información necesaria para que el usuario se haga una idea rápida de qué le aporta el producto, tendrás posibilidades de que te contacte.
Para la venta online de un producto o servicio

Si quieres vender un producto o servicio a través de una web, es decir, si quieres realizar e-commerce, las landing page te son absolutamente importantes. Si nos centramos en la landing de un producto concreto, ésta debe contener tanto una correcta explicación sobre el mismo, con los detalles que realmente atraerán el interés del usuario para la compra de dicho producto, como una correcta disposición del proceso de compra.

Lo ideal es que dicha explicación se centre en recoger la aportación de valor principal del producto, el cual en algunos casos será que se ofrece muy barato, en otros que es muy innovador, etc. Debes ser consciente de que, en general, en internet el precio es un factor determinante.

Deja un comentario