La información significa poder, estar al tanto de los acontecimientos de la cultura popular en tiempo real es indispensable para las marcas y líderes de opinión, ya que se establece una relación con las diversas comunidades virtuales. A su vez, dichas comunidades, buscan ser sorprendidas con los contenidos indicados en el momento correcto. Ya sea, entretenimiento, política, deportes, religión, educación, artes o ciencia, ningún ámbito se salva de brindarnos el nuevo tópico de moda.

¿Qué es tendencia de moda?

Tenemos que comprender que una tendencia vive gracias a su naturaleza de arrastre oportunista. Esto quiere decir que mientras más gente crea en algo, más fácil será para un individuo seguirlo, un principio básico para explicar la popularidad de marcas, celebridades y candidatos políticos.

¿De dónde se alimenta?

Una vez enamorados de una tendencia, los individuos requieren de muy poco para hacer su contribución personal a este tema, esto a través de “memes” o toda clase de contenidos alrededor de un tema determinado. Es aquí donde la tendencia se empieza a formar y toma velocidad, pues recibe un poco de fuerza por todas las personas que aportan su opinión, dándole cada individuo un valor agregado que dispersa exponencialmente a través de sus redes sociales.

¿Quién decide cuál será la siguiente tendencia?

La sociedad misma es la encargada de darle fuerza a cada concepto hasta llevarlo al siguiente tema de moda. Los canales principalmente son las redes sociales, esto principalmente en Twitter por sus posibilidades informativas en tiempo real. No obstante, también Facebook, Whatsapp y algunos portales de noticias son los sitios web donde se afianzan las tendencias.

¿Debo aprovechar la tendencia para mi marca?

Para saber si uno debe montarse en la tendencia de moda o no, es bueno llevar a cabo el siguiente ejercicio:

En un lugar casual, ves un grupo de personas teniendo una conversación cerca de ti, abordando un tema que te interesa. No conoces a ninguno de los participantes, pero quieres entrar a la plática, ahora necesitas responderte estas tres preguntas:

  1. ¿Tienes algo interesante qué aportar al tema?
  2. ¿Lo que vas a decir es ingenioso, gracioso o digno de compartir?
  3. ¿Tu marca o tu persona están directamente ligadas a este tema?

Si tu respuesta es “no” a estas tres preguntas, lo mejor es que sigas como espectador y esperes otra tendencia a la cual abordar.

Si tus respuestas fueron “sí”, aun así, es recomendable llevar a cabo un análisis de la mano con los objetivos de la marca. Existen aún posibilidades de que tu aportación no sea conveniente para tu comunidad o inclusive, que tu participación pase completamente desapercibida.

Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes.

Deja un comentario